Adolescentes

La adolescencia es un periodo de grandes cambios fisiológicos, emocionales y sociales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define al grupo de adolescentes como la población comprendida entre los 10 y los 19 años, aunque no tiene límites definidos.
Durante esta etapa, el crecimiento es acelerado con un aumento importante de peso y altura. La alimentación tiene una especial importancia debido a los altos requerimientos nutricionales para hacer frente a los grandes cambios que se producen.

Existen muchos aspectos e influencias externas que pueden afectar al correcto desarrollo del cuerpo, la mente y la personalidad del adolescente. La adolescencia es un buen momento para adquirir hábitos alimenticios saludables que probablemente se seguirán durante toda la vida.

Características de los hábitos alimentarios de los adolescentes

  • Saltarse el desayuno. El desayuno es una de las comidas del día más importantes. A pesar de esto, muchos adolescentes no desayunan o hacen un desayuno escaso, argumentando falta de tiempo, de apetito o por falta de costumbre, lo que conlleva una disminución de la atención y del rendimiento escolar.
  • Preferencia por el fast food. Comer rápido, a cualquier hora del día y a bajo precio, así como saber que se puede consumir este tipo de alimentos en cualquier rincón del mundo, es lo que caracteriza los establecimientos de fast food. En los propios domicilios también hay disponibilidad de alimentos precocinados que favorecen cambios de hábitos, alejándonos cada vez más de la dieta mediterránea tradicional.
  • Picar entre horas. Forma parte del estilo de vida de los adolescentes el consumo de dulces, refrescos y snacks. Son productos muy asequibles y económicos que se caracterizan por proporcionar una cantidad elevada de energía con pocos nutrientes, y un aporte excesivo de grasas, azúcares simples y sal. El hábito de estar muchas horas ante la televisión y la inactividad física facilitan el picoteo, favoreciendo la obesidad.
  • Seguir dietas restrictivas. Puede aparecer una preocupación excesiva por la imagen corporal, basándose en un determinado ideal de belleza, iniciándose así los regímenes para adelgazar que conducen a una ingesta insuficiente de muchos nutrientes, sobre todo en chicas. Esto puede desencadenar con mayor riesgo trastornos de la conducta alimentaria (anorexia, bulimia, etc.).
  • Consumo de alcohol. El alcohol sólo aporta calorías vacías además de efectos nocivos sobre el apetito, el sistema nervioso y múltiples órganos.
  • Deportes que condicionan la conducta alimentaria. En algunos deportes donde el aspecto físico es importante y un bajo peso aumenta el rendimiento (gimnasia, carreras, ballet, entre otros) hay que vigilar la aparición de desórdenes alimentarios. Otros muchos adolescentes creen que para obtener un rendimiento físico óptimo, su organismo precisa de cantidades extras de proteínas ingeridas a través de la dieta o de suplementos específicos, llegando a pensar que cuanto mayor sea el aporte de proteínas, mayor masa muscular se podrá conseguir.

Cómo adelgazar sin dejar de comer

  • Asegúrate que realmente necesitas bajar de peso. En ocasiones, el espejo puede engañarte y mostrarte una imagen distorsionada de tu cuerpo. El equipo de dietistas-nutricionistas de Dieta Rubinat puede orientarte sobre cuanto deberías pesar para estar saludable.
  • No te guíes por las tallas de ropa. Seguro que en más de una ocasión has comprobado que según el pantalón o la falda, a veces no entras o bien te sobran unos cuantos centímetros, aún siendo la misma talla. Las tallas dependen más del fabricante que de otra cosa.
  • Sigue una dieta a tu medida. Ponte en manos de un profesional para que tu dieta sea personalizada y sin darte cuenta te liberes de esos kilos de más. El equipo de dietistas-nutricionistas de Dieta Rubinat elaborará tu dieta para que comas de todo y no te falte de nada, a la vez que pierdes peso.
  • Huye de las dietas milagro. Las dietas rápidas y extremas te privan de los nutrientes y de la energía que necesitas para sentirte bien y estar activa o activo todo el día.
  • Muévete más. Completa tu dieta con ejercicio físico regular. Sube y baja escaleras, baila con tus amigas, sal a pasear o practica el deporte que más te guste con tus amigos o familia... te lo pasaras bien y además es una buena manera de estimular la actividad física.

¿Cómo podemos ayudarte en Dieta Rubinat?

  • Elaboramos tu dieta personalizada, fácil y cómoda de seguir.
  • Aprenderás a comer rico y sano.
  • Controlarás tu peso con nuestras herramientas online.
  • Te damos útiles consejos para cuando salgas a comer con tus amigos.
  • Cuenta con nuestro apoyo online, 365 días al año, 24 horas al día.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es mi peso ideal? El peso ideal es un dato teórico que se toma como referencia pero en ningún caso es un objetivo de peso. Según tu composición corporal, aunque tu peso sea superior al ideal, puede que no necesites perder peso. Si por ejemplo tienes mucho músculo, pesarás más que otros chicos y chicas pero esto no quiere decir que te sobre algún que otro kilo, ya que sólo se considera que sobra peso cuando hay demasiada grasa en el cuerpo.

¿Qué ocurre si me salto el desayuno? No desayunar es un gran error nutricional puesto es la primera comida después de un ayuno de 10 -12 h que nos sirve para aportar la energía y nutrientes necesarios para ponernos en marcha. También puede favorecer el exceso de peso por la inadecuada distribución calórica a lo largo del día y también porque se ponen en marcha mecanismos de adaptación ante el ayuno prolongado que contribuyen a acumular grasa.

¿Por qué no son aconsejables los refrescos y zumos envasados? Se recomienda un consumo moderado de estas bebidas porque son una fuente importante de calorías. Sin embargo, en muchos hogares las bebidas de cola han sustituido al agua, e incluso a la leche, poniendo en peligro la ingesta de calcio. El consumo de refrescos y zumo envasados debe reservarse para ocasiones especiales.