Hábitos saludables

Una de las claves para mantenerse sano y gozar de buena salud es adquirir sencillos hábitos saludables y evitar aquello que pueda resultar dañino. Nunca es tarde para mejorar nuestros hábitos alimenticios y hacerlos más saludables.

Si quieres conocer en detalle las implicaciones de comer saludablemente, el equipo de dietistas-nutricionistas de Dieta Rubinat puede ayudarte.

Si te gusta cuidarte, ¡esta es tu dieta

  • Toma frutas y hortalizas a diario
    Consume un mínimo de cinco raciones de frutas y hortalizas al día. Contienen sustancias protectoras para tu cuerpo. No es recomendable tomar zumos de frutas para compensar la falta de fruta en nuestra dieta. Y tampoco es conveniente tomar verduras y hortalizas precocinadas o envasadas a las que se haya añadido sal en su elaboración.
  • Reduce tu consumo de sal
    Debemos disminuir el consumo de sal y de alimentos procesados. El consumo de sal en España duplica el límite recomendado aunque solo del 25% al 30% de esta cantidad de sal se añade en el hogar, el resto está "escondida" en multitud de alimentos que se ingieren a diario: bollería, embutidos, quesos, salsas, comida rápida, sopas listas para tomar, etc.
  • Sustituye cereales refinados por integrales
    Los cereales integrales tienen mayor valor nutricional que los alimentos refinados y contribuyen a disminuir el riesgo de sufrir diabetes tipo 2 e hipertensión, entre otras enfermedades. Selecciona cereales integrales como trigo integral, arroz integral, avena, mijo, quinoa, espelta, cebada o centeno.
  • Toma más legumbres y frutos secos
    Incorpora legumbres en los menús, como mínimo dos veces por semana. En cuanto a los frutos secos, éstos se encuentran entre los alimentos que cuentan con mayor evidencia científica en cuanto a su beneficio para la salud. Además, el consumo regular de frutos secos no se asocia a un aumento de peso.
  • Más pescado que carne, pero con moderación
    Los beneficios asociados a la ingesta de pescado se producen porque quien come pescado no toma carne, y abusar de esta aumenta el riesgo de padecer numerosas dolencias. Tanto las carnes rojas como las procesadas (salchichas, bacón, jamón, etc.) aumentan el riesgo cardiovascular. Consumir cada semana 1 o 2 raciones de pescado (y no más de 3-4 raciones semanales) es compatible con una dieta saludable.
  • Escoge lácteos desnatados
    Aunque la leche desnatada contiene menos grasas, existe una gran discusión en relación a los beneficios de incluir leche en la dieta. Por otro lado, los quesos, además de contener mucha sal, pueden llegar a tener más de un 60% de grasa, lo cual no los hace muy recomendables. Por poner un ejemplo, el queso "fresco" tiene un 15% de grasa (cinco veces más que la leche entera).
  • Consume aceite de oliva
    Consumir aceite de oliva a diario es beneficioso para la salud. Es rico en grasas insaturadas, que contribuyen a mantener niveles normales de colesterol, y rico en antioxidantes (polifenoles y vitamina E) que protegen al cuerpo frente al daño oxidativo.
  • Para beber, siempre agua
    El agua debe ser la bebida por excelencia. Las bebidas azucaradas (refrescos y zumos) contienen azúcares y únicamente aportan calorías vacías. Las bebidas alcohólicas, sea cual sea su graduación, son perjudiciales para la salud por lo que “alcohol, cuanto menos mejor”.
  • No confíes en los suplementos, confía en una dieta sana
    No es recomendable utilizar suplementos de vitaminas, minerales o hierbas. Las píldoras "naturales", las infusiones o sustancias similares no solo son incapaces de imitar los múltiples beneficios de una alimentación saludable, sino que pueden provocar que nos esforcemos menos, de forma inconsciente, en mejorar nuestros hábitos de vida.
  • Mantén un peso saludable
    La clave para lograr y mantener un peso saludable es llevar un estilo de vida que incluya alimentación saludable, actividad física regular y equilibrio entre la cantidad de calorías ingeridas y las que el organismo necesita. Tener un peso saludable contribuye a tener una buena salud, hoy y mañana.

¿Cómo podemos ayudarte en Dieta Rubinat?

  • Elaboramos una dieta sana, variada y equilibrada para toda la familia.
  • Hasta 300 recetas que te sorprenderán.
  • Si te sobran unos kilitos, los perderás sin darte cuenta.
  • Te brindamos consejos para hacer una compra inteligente.
  • Resolvemos todas tus dudas nutricionales.

Preguntas frecuentes

¿Para quién está pensada este dieta? Si deseas tener un estilo de vida más saludable, ésta es tu dieta. Tu hogar es un espacio idóneo para llevar una alimentación saludable y transmitir a tus hijos hábitos saludables y culturales. Lo importante es que estés decidido a mejorar tu calidad de vida y la de los tuyos. ¡Cuídate y cuídales! El equipo de dietistas-nutricionistas de Dieta Rubinat te ayudará con pequeñas modificaciones en tu dieta y útiles consejos.

Hay alimentos que no me gustan. ¿Significa esto que no estoy comiendo sano? Lo más importante para que tu dieta sea variada y equilibrada es que incluya todos los grupos de alimentos. De este modo, por ejemplo, no es lo mismo que no te gustes las acelgas que la verdura en general.

¿Podré comer una pizza con esta dieta? Por supuesto que sí. Hay alimentos que no debemos incluirlos de forma habitual en nuestra dieta pero si podemos hacerlo de forma ocasional. Una pizza, un helado, un refresco, unas palomitas, etc. pueden formar parte de nuestra dieta siempre que los tomemos con moderación.