Posparto

El posparto es una etapa en la que hay muchos cambios. Después del largo proceso y todos los cambios que el embarazo representa para el cuerpo y la vida de la mujer, empieza otro momento marcado por la presencia de un nuevo miembro en la familia y repleto de emociones, cambios hormonales y sentimientos.

Aunque dedicamos todas las miradas al recién nacido, no debemos dejar de prestarle atención a la madre y a su recuperación, pues necesitar unas semanas de descanso para recuperarse del esfuerzo que implica el parto.

Durante el posparto, es importante seguir una dieta variada y equilibrada, rica en nutrientes, hierro (legumbres, pescado, carnes rojas) y calcio (leche, yogures, queso fresco, etc.). Hay que tener en cuenta que el cuerpo debe producir la leche materna para el bebé, por lo cual es apropiado tomar una ración extra de comida al día. También es importante una buena hidratación y tomar alimentos ricos en fibra (cereales integrales, legumbres, frutas y verduras) para evitar el estreñimiento.

Si estás dando el pecho...

Si has decidido amamantar a tu bebé, no puedes hacer una dieta estricta porque puedes comprometer la producción de leche. En esta situación, no trates de perder peso pero cuídate para no aumentar más kilos.
De todas formas, la producción de leche materna tiene unos requerimientos energéticos considerables por lo que una madre que da el pecho gasta más calorías que una madre que no hace. Amamantar al bebé es la manera más rápida para perder el peso acumulado durante el embarazo ya que supone un gasto diario de unas 500 calorías extras.
No tengas prisa, pues aunque hay mujeres que recuperan de forma asombrosa su físico en pocos meses, en general se necesita entre 6 y 12 meses para recuperarse por completo. El equipo de dietistas-nutricionistas de Dieta Rubinat puede asesorarte y planificar tu dieta personalizada para que recuperes tu peso normal de forma segura para ti y tu bebé.

Beneficios de la lactancia materna

La OMS y UNICEF recomiendan la lactancia materna exclusiva hasta que el bebé cumpla los 6 meses y complementarla con otros alimentos hasta los dos años. A partir de esta edad se puede continuar dando el pecho hasta que el niño y/o la madre quieran. La lactancia materna tiene muchos beneficios, tanto para la madre como para el bebé:

  • La leche materna estimula el sistema inmune del bebé frente a infecciones y alergias.
  • Evita la ganancia excesiva de peso del bebé, ayudando a prevenir la obesidad en edades posteriores.
  • La digestión de la leche materna es más fácil que la de la leche artificial.
  • Para la madre, en el momento que el bebé succiona se libera oxitocina. Esta hormona facilita que el útero se recupere más rápidamente.
  • A la madre le resulta más fácil volver al peso habitual ya que amamantar supone un gasto energético.
  • Ayuda a crear un vínculo afectivo muy fuerte entre la madre y el bebé.
  • Dar el pecho no cuesta dinero, a diferencia de la lactancia artificial que tiene un coste elevado.

Si optas por no dar el pecho...

Independientemente de que estés dando de mamar o no, debes esperar que pasen las primera semanas y no hacer tonterías con la dieta. Superar el cansancio acumulado durante el embarazo y el parto, alimentar y cuidar al bebé, junto al resto de tareas diarias, demanda mucha energía y un adecuado aporte de nutrientes. La alimentación debe ser siempre sana, variada y equilibrada, y por supuesto también lo será para las madres que se decantan por la lactancia artificial para sus hijos.

¿Cómo podemos ayudarte en Dieta Rubinat?

  • Confeccionamos tu dieta pensando también en tu bebé.
  • Comprobarás que es fácil comer bien aunque te falte tiempo para ti.
  • Te ayudamos a recuperar el peso que tenías antes del embarazo.
  • Te ofrecemos útiles consejos para una exitosa lactancia materna.
  • Nos tienes a tu lado 24 horas al día.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto volveré a recuperar mi peso? El posparto es una etapa de muchos cambios. El cuerpo necesita unas semanas de descanso para recuperarse del embarazo y del parto, y adaptarse a los cambios que implica el nacimiento del bebé. El posparto es una etapa que debe vivirse con tranquilidad y paciencia. En general, el cuerpo necesita entre 6 y 12 meses para volver a su forma y peso habitual. Si bien es cierto que el tiempo de recuperación dependerá en gran medida de la forma física de la madre y de cómo se ha cuidado durante el embarazo.

¿Hay alimentos que cambian el sabor de la leche? Hay alimentos como las cebollas, ajos, verduras de la familia de las coles (col, coliflor, brócoli y coles de Bruselas), condimentos fuertes (pimienta, pimentón...), espárragos, rábanos o alcachofas que varían el sabor de la leche materna. No por eso debes dejar de tomarlos ya que facilitas que el bebé esté expuesto a una variedad de sabores que le permitirán desarrollar y diversificar su sentido del gusto. Observa cómo reacciona el bebé para averiguar si hay algún alimento que le resulta más incómodo de sabor o más difícil de digerir. Si es así, una vez hayas comprobado la reacción del bebé, valora la posibilidad de evitarlo o de consumirlo distanciado de la hora de la toma.

¿Hay comidas que ayudan a producir más leche? No. Si un bebé gana más peso que otro, no es porque la madre tenga más leche sino porque el niño es más tragón. No hagas caso a las creencias populares puesto que no es necesario tomar tazones repletos de leche o puñados de almendras.